Capítulo 0: De cómo todo se puede malinterpretar. – LAB-LOB