Capítulo 1: De cómo entender una amalgama pseudo-intelectualoide – LAB-LOB